MARCOS 12: 29-31 Mar 12:29 Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Mar 12:30 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Mar 12:31 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
   
  PAGINA PERSONAL DE YASSER BARROSO. JESUCRISTO LE BENDIGA
  Jesucristo, según notas personales mías
 

Este es un documento preparado por mí para comentarlo con una amiga que interpreta la Biblia como lo hacen los Testigos de Jehova, negando la deidad de Jesucristo. 

Lo preparé para demostrarle a ella con versículos bíblicos que Jesús es:
- Dios-
- Hijo de Dios.
- Rey ungido (Mesías o Cristo prometido mediante la nación de Israel y el Rey David como su descendiente).
- el Señor (Adón = el dueño).

Los exhorto a que tengan paciencia, pero es de suma importancia que todos conozcamos quien es Jesús exactamente. Una incomprensión de la identidad de Jesús puede invalidar nuestro desarrollo espiritual y nuestra propia identidad y propósito o razón existencial. 

Jesús les bendiga,

Yasser

SUMARIO O ÍNDICE:  

Versículos que los TESTIGOS USAN PARA CRITICAR LA DEIDAD DE CRISTO, según web mencionada: 2

Fundamentación bíblica de la Deidad de Cristo. 2

Comentarios iniciales: 2

Veamos las razones para creer en la deidad de Cristo y los versículos bíblicos que lo fundamentan: 3

1.      En el Antiguo Testamento, encontramos dos ideas esenciales: Dios Padre y Su Espíritu Santo (quien es el autor de las Sagradas Escrituras) profetizan que Dios encarnaría en un hombre mediante el espíritu de Su hijo, que enviaría a su hijo a la tierra, y de este reconoce estas características: que este hijo es “…Dios Fuerte,  Padre Eterno,  Príncipe de Paz, Rey  sobre el trono de David y … su reino,  … es… para siempre. 3

2.      Dios Padre mismo se encarga milagrosa, sobrenatural y directamente de aclarar que el ser humano llamado Jesús, es Su hijo: 11

3.      Dios Padre mismo y el Espíritu Santo se encargan de aclarar, mediante los apóstoles y escritores del Nuevo Testamento que el ser humano llamado Jesús, es Su hijo: 12

4.      Si alguien duda que ser Jesús hijo de Dios no es suficiente para decir que eso significa ser Dios, veamos también la confirmación de los apóstoles y escritores del Nuevo Testamento diciendo que Jesús es Dios: 15

5.      La Biblia no sólo aclara que Jesús es hijo, sino que es el hijo único (unigénito) y que los demás que aceptan a Jesús como Señor, somos adoptados: 16

6.      Jesús tiene todas las características que la Palabra de Dios (la Biblia) le reserva a Dios Padre: 17

7.      ¿Qué dijo Jesús de sí mismo en cuanto a su divinidad y mesianidad (su condición de Cristo?  20

8.      Los hebreos de la época de Jesús, reconocieron que Jesús era Dios y que era el Mesías o Cristo prometido por Dios a los judíos y en especial al Rey David. 22

9.      Refutación de la traducción o interpretación que los Testigos hacer de Juan 1:1 con otros versículos  23

Conclusión: 27

¿Por qué es tan importante, de acuerdo a la Biblia, reconocer que Jesucristo es Dios?. 27

 

INICIO DEL DOCUMENTO: 

Versículos que los TESTIGOS USAN PARA CRITICAR LA DEIDAD DE CRISTO, según web mencionada:

 

http://www.tjdefendidos.org/biblia/

¿Cómo debería traducirse Juan 1:1?

Este es el primer versículo al que muchos acuden para probar la “Deidad” de Cristo. Pero, ¿permiten la reglas de la gramática del griego koiné traducir ese versículo así? ¿Por qué los testigos de Jehová lo traducen: "y la Palabra era un dios"? Tener una verdadera comprensión del griego koiné le ayudará a llegar a una conclusión razonable.

 

Un manuscrito en copto muestra la correcta traducción de Juan 1:1

Un antiguo manuscrito, que data de finales del siglo II de nuestra era, muestra que la traducción “y la Palabra era un dios” de Juan 1:1 en la Traducción del Nuevo Mundo es correcta.

 

¿Enseña 2 Pedro 1:1 y Tito 2:13 que Jesús sea Dios mismo?

A los que creen en la Trinidad les desagrada la forma en que la Traducción del Nuevo Mundo vierte estos dos versículos, por eso siempre la critican de “torcer” el griego. Esta afirmación no tiene base sino en el desconocimiento de la estructura de estos dos versículos, que en su parte “crítica” son esencialmente iguales.

 

¿“Yo Soy”, o “yo he sido”?

Un análisis gramatical de un versículo —Juan 8:58— usado por los trinitarios para probar que Jesús es Jehová.

 

Filipenses 2:6 y la Traducción del Nuevo Mundo

Algunos traducen Filipenses 2:6 de forma que armonice con los conceptos de la Trinidad. La TNM se ha ganado la feroz oposición de trinitarios debido a la forma en que traduce esta sección de las Escrituras. Compruebe por usted mismo quién tiene la razón.

 

¿Es incoherente la Traducción del Nuevo Mundo al traducir proskyneo?

"Pero cuando introduce de nuevo a su Primogénito en la tierra habitada dice: Y que todos los ángeles de Dios le rindan homenaje" (Hebreos 1:6)

 

¿Cuál es la forma correcta de traducir Hebreos 1:8?

“Pero respecto al Hijo: Dios es tu trono para siempre jamás, y el cetro de tu reino es el cetro de tu rectitud”

 

Fundamentación bíblica de la Deidad de Cristo.

Comentarios iniciales:

 

En un tribunal, pueden existir interpretaciones diferentes sobre ciertos aspectos. En estos casos es recomendable ver si existen más evidencias o pruebas que destraben el asunto.

En otras palabras, existen eruditos que traducen del griego estos mismos versículos mencionados por los Testigos de Jehová y claramente llegan a la conclusión diferente en el sentido de que Jesús es el Hijo de Dios, siendo uno con El. Entonces, vamos a buscar otros versículos de la Biblia que nos aporten más claridad sobre esto, en un sentido o en otro.

 

Está claro que en la Biblia en ningún se dice que Jesús no es Dios, por lo tanto, hay que buscar los otros versículos que sí digan que Jesús es Dios, hijo de Dios y uno con El, y/o que le reconozcan a Jesús las características que sólo tiene Dios. Veamos entonces que son decenas los versículos que demuestran que Jesucristo es Dios.

 

Veamos las razones para creer en la deidad de Cristo y los versículos bíblicos que lo fundamentan:

 

1.     En el Antiguo Testamento, encontramos dos ideas esenciales: Dios Padre y Su Espíritu Santo (quien es el autor de las Sagradas Escrituras) profetizan que Dios encarnaría en un hombre mediante el espíritu de Su hijo, que enviaría a su hijo a la tierra, y de este reconoce estas características: que este hijo es “…Dios Fuerte,  Padre Eterno,  Príncipe de Paz, Rey  sobre el trono de David y … su reino,  … es… para siempre.

 

Vamos por pasos:

  • Dios encarnará en un hombre: Esto lo vemos en el versículo Isaías 7:14.

Veamos esta traducción en diferentes versiones, por la importancia de este versículo.

Isa 7:14

 

(AMP) Therefore the Lord Himself shall give you a sign: Behold, the young woman who is unmarried and a virgin shall conceive and bear a son, and shall call his name Immanuel [God with us].(1)

 

(ASV)  Therefore the Lord himself will give you a sign: behold, a virgin shall conceive, and bear a son, and shall call his name Immanuel.

 

(BAD) Por eso, el Señor mismo os dará una señal: La joven concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel.

 

(BBE)  For this cause the Lord himself will give you a sign; a young woman is now with child, and she will give birth to a son, and she will give him the name Immanuel.

 

(BJ2) Pues bien, el Señor mismo va a daros una señal: He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel.

 

(BJ3) Pues bien, el Señor mismo va a daros una señal: He aquí que una doncella está en cinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel.

 

(BL95) El Señor, pues, les dará esta señal: La joven está embarazada y da a luz un varón a quien le pone el nombre de Emmanuel, es decir: Dios-con-nosotros.

 

(BPD) Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emanuel.

 

(CEV)  But the LORD will still give you proof. A virgin is pregnant; she will have a son and will name him Immanuel.

 

(DHH)  Pues el Señor mismo

les va a dar una señal:

La joven[6] está encinta

y va a tener un hijo, [7]

al que pondrá por nombre Emanuel. [8]

 

(FDB)  C'est pourquoi le Seigneur, lui, vous donnera un signe: Voici, la vierge concevra et elle enfantera un fils, et appellera son nom Emmanuel.

 

(FLS)  C'est pourquoi le Seigneur lui-même vous donnera un signe, Voici, la jeune fille deviendra enceinte, elle enfantera un fils, Et elle lui donnera le nom d'Emmanuel.

 

(HNT)

 

(HOT) לכן יתן אדני הוא לכם אות הנה העלמה הרה וילדת בן וקראת שׁמו עמנו אל׃

 

(HOT+)  לכןH3651  יתןH5414  אדניH136  הואH1931  לכם  אותH226  הנהH2009  העלמהH5959  הרהH2030  וילדתH3205  בןH1121  וקראתH7121  שׁמוH8034  עמנו  אל׃H6005  

 

(INTERLINEAL)

 

(ISV)

 

(JER) Pues bien, el Señor mismo va a daros una señal: He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel.

 

(KJV+)  ThereforeH3651 the LordH136 himselfH1931 shall giveH5414 you a sign;H226 Behold,H2009 a virginH5959 shall conceive,H2029 and bearH3205 a son,H1121 and shall callH7121 his nameH8034 Immanuel.H6005

 

(Versión Jünemann) Por esto dará el Señor mismo a vosotros una señal: He aquí la(h)  virgen en vientre concebirá y parirá hijo, y llamará su nombre Emmanuel(i) .

 

(LBLA)  Por tanto, el Señor mismo os dará una señal: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel.

 

(MKJV)  So, the Lord Himself shall give you a sign. Behold, the virgin will conceive and shall bring forth a son, and they shall call His name Immanuel.

 

(NBLH)  "Por tanto, el Señor mismo les dará esta señal: Una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y Le pondrá por nombre Emmanuel (Dios con nosotros).

 

(NVI)  Por eso, el Señor mismo les dará una señal: La joven concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel.

 

(PDT) Por tanto, el Señor les dará una señal: Miren, la joven quedará embarazada y dará a luz un hijo,e al que llamará Emanuelf.

 

(RV1960)  Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo,(B) y llamará su nombre Emanuel.[b]

 

 (RV95)  Por tanto,  el Señor mismo os dará señal: 

 La virgen[17]  concebirá

 y dará a luz un hijo,[18] 

 y le pondrá por nombre Emanuel.[19]  [20]

 

(SSE)  Por tanto, el mismo Señor os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y Dará A LUZ UN hijo, y llamará su nombre Emmanuel.

 

(VNM) Por lo tanto, Jehová mismo les dará una señal: ¡Miren! La doncella misma realmente quedará encinta, y va a dar a luz un hijo, y ciertamente le pondrá por nombre Emmanuel.

 

Pero profundicemos un poco más: ¿qué significa “Emmanuel”?

 

Lo primero que significa es “Dios con nosotros”. Así se confirma en el Nuevo Testamento en Mat 1:23  He aquí,  una virgen concebirá y dará a luz un hijo,  Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es:  Dios con nosotros.

 

Es decir, Dios venía a la tierra con los hombres. Pero no sólo es eso: ¿cómo vendría Dios a la tierra ya que la misma Biblia dice que Dios es espíritu y el mismo Dios estableció en Génesis 1:26 como veremos más adelante, que sólo los seres humanos (espíritus con cuerpo pueden actuar y gobernar en la tierra)?

Respuesta: poniendo el espíritu de Su propio hijo en un cuerpo humano. Todo ser humano es un espíritu creado por Dios e insertado en un cuerpo humano. Jesús sería el cuerpo humano cuyo espíritu, no era un espíritu humano creado por Dios Padre, sino el espíritu de su propio hijo, Cristo.

La palabra original del hebreo que se traduce como “Emmanuel”, de acuerdo a los diccionarios significa esto:

STRONG H6005

 עִמָּנוּאֵל Immanuél; de 5973 y 410 con pron. suf. ins.; con nosotros (está) Dios; Emmanuel, nombre típico del hijo de Isaías:-Emanuel.

H6005

עמּנוּאל

immânû'êl

BDB Definition (Brown-Driggs-Drivers´Hebrew Definitions):

Immanuel = “God with us” or “with us is God”

1) symbolic and prophetic name of the Messiah, the Christ, prophesying that He would be born of a virgin and would be ‘God with us’

Part of Speech: noun proper masculine

A Related Word by BDB/Strong’s Number: from H5973 and H410 with a pronominal suffix inserted

Same Word by TWOT Number: 1640d

 

 

·         De este hijo de Dios (cuyo nombre en la dimensión espiritual es Cristo = Rey ungido y cuyo nombre en la tierra es Jesús), Dios Padre Jehová y el Espíritu Santo dicen lo siguiente en Isaías 9:6-8.

Isa 9:6  Porque un niño nos es nacido,  hijo nos es dado,  y el principado sobre su hombro;  y se llamará su nombre Admirable,  Consejero,  Dios Fuerte,  Padre Eterno,  Príncipe de Paz. Isa 9:7  Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite,  sobre el trono de David y sobre su reino,  disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre.  El celo de Jehová de los ejércitos hará esto. Isa 9:8  El Señor envió palabra a Jacob,  y cayó en Israel.

 

 Veamos las enseñanzas que se aprenden aquí:

 

·         “hijo nos es dado”: el Padre dio a Su hijo Cristo.

 

·         “un niño nos es nacido”: el ser humano, cuyo espíritu era Cristo el hijo de Dios, se llamaba aquí: E-m-manuel ; y en el Nuevo Testamento se le llamó: Jesús (Yeshua), lo que significa “Dios es salvación”.

 

La confirmación de que Enmanuel o Emmanuel es Jesús, la tenemos en Mateo 1:21-23.

Mat 1:19  José su marido,  como era justo,  y no quería infamarla,  quiso dejarla secretamente.

Mat 1:20  Y pensando él en esto,  he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo:  José,  hijo de David,  no temas recibir a María tu mujer,  porque lo que en ella es engendrado,  del Espíritu Santo es.

Mat 1:21  Y dará a luz un hijo,  y llamarás su nombre JESÚS,  porque él salvará a su pueblo de sus pecados.

Mat 1:22  Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta,  cuando dijo:

Mat 1:23  He aquí,  una virgen concebirá y dará a luz un hijo,

 Y llamarás su nombre Emanuel,

 que traducido es:  Dios con nosotros.

 

·         Aquí se confirma la promesa del Padre a la humanidad y a satanás que la simiente de una mujer heriría en la cabeza a la simiente de la serpiente (satanás). Es decir, la solución de Dios para redimir a la humanidad sería un ser humano. Hasta aquí vemos en estos versículos que ese ser humano (espíritu en un cuerpo humano físico), tendría la característica de ser “hijo de Dios” y de ser perfectamente humano físicamente.  El plan de redención de Dios no podía violar la propia Palabra de Dios que es ley en el universo, que estableció en Génesis 1:26 que es el ser humano quien tiene la autoridad para gobernar en la tierra.

RV60. Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen,  conforme a nuestra semejanza;  y señoree en los peces del mar,  en las aves de los cielos,  en las bestias,  en toda la tierra,  y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

 

(AMP) God said, Let Us [Father, Son, and Holy Spirit] make mankind in Our image, after Our likeness, and let them have complete authority over the fish of the sea, the birds of the air, the [tame] beasts, and over all of the earth, and over everything that creeps upon the earth.(4)

 

(BL95) Dijo Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Que tenga autoridad sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo, sobre los animales del campo, las fieras salvajes y los reptiles que se arrastran por el suelo."

 

(BPD) Dios dijo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza; y que le estén sometidos los peces del mar y las aves del cielo, el ganado, las fieras de la tierra, y todos los animales que se arrastran por el suelo".

 

(FDB)  Et Dieu dit: Faisons l' homme à notre image, selon notre ressemblance, et qu'ils dominent sur les poissons de la mer, et sur les oiseaux des cieux, et sur le bétail, et sur toute la terre, et sur tout animal rampant qui rampe sur la terre.

 

(LBLA)  Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.

 

(MKJV)  And God said, Let Us make man in Our image, after Our likeness. And let them have dominion over the fish of the sea, and over the fowl of the heavens, and over the cattle, and over all the earth, and over all the creepers creeping on the earth.

 

(NBLH)  Y dijo Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo): "Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra."

 

(Toráh) Y dijo Di-s: "Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en  las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra.

 

Esta autoridad del hombre en la tierra, delegada por Dios, está en otros versículos, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento y por razones de espacio no citamos acá explícitamente: Salmos 115:16, Amós 3:7, Mateo 16:18, Mateo 18:18, Lucas 11:13,  y este se ejerce mediante las palabras como mismo Dios habla y suceden las cosas: Proverbios 18:21, 13:2, 12:14, 14:23, y Adán ejerció este poder dando nombre o destino a los animales y a Eva misma con sus palabras Génesis 2:19, 20, 23; 3:20), Jesús como hombre (Juan 5:26 y 27), los profetas (Moisés, Josué, Elías, Eliseo, Pedro, Pablo, etc) y los hombres en general para desatar milagros, siempre en el nombre de Dios en el Antiguo Testamento y de Jesucristo en el Nuevo Testamento y hoy en día.

 

Sólo mencionamos igualmente, sin excedernos aquí porque no es el punto fundamental de este escrito, que la autoridad o dominio dada al hombre es un reino, o sea una actividad de gobierno en forma de “reino”. Cuando en Génesis 1:26 en el original hebreo al hombre se le da “dominio”, esa palabra significa también “reino”. Eso fue lo que Dios le dio al hombre, el reino en la tierra, y eso fue lo que el hombre perdió al pecar contra Dios bajo la tentación de satanás. Por eso Jesús vino a la tierra a recuperar la comunión del hombre con Dios Padre y a restablecer el reino del hombre en la tierra, en Cristo Jesús. De hecho, “Cristo” significa, no sólo “ungido” como siempre se menciona, sino realmente “Rey ungido” y en la Biblia sólo se habla de un Mesías o Cristo como la promesa de Dios Padre de redención y Dios Padre deja claro que ese Rey ungido sería Su propio hijo (2 Pedro 1:11  Porque de esta manera os será otorgada amplia y generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo y Apocalipsis 19:9 al 16 donde se reconoce que Jesucristo es el Rey de Reyes y Señor de Señores).

 

Retomamos o continuamos con otras enseñanzas de estos versículos que nos demuestran que Dios encarnaría en un hombre mediante el espíritu de Su hijo, que enviaría a su hijo, y de este reconoce estas características: que este hijo es “…Dios Fuerte,  Padre Eterno,  Príncipe de Paz. Rey  sobre el trono de David y … su reino,  … es… para siempre:

Isa 9:6  Porque un niño nos es nacido,  hijo nos es dado,  y el principado sobre su hombro;  y se llamará su nombre Admirable,  Consejero,  Dios Fuerte,  Padre Eterno,  Príncipe de Paz.

Isa 9:7  Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite,  sobre el trono de David y sobre su reino,  disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre.  El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

 

·          Hasta aquí hemos visto que Emmanuel es el Jesucristo o Rey ungido o Señor prometido por Dios Padre para redimir a Israel y a toda la humanidad. Veamos que de este hijo espiritual de Dios, físicamente niño que crecería hasta ser hombre, aún siendo hijo de Dios, aquí se le llama “Dios Fuerte,  Padre eterno”. Esto significa que Jesús es 1. Dios y 2. uno con el Padre. Esto lo veremos en otros versículos del Nuevo Testamento pero ya comprobamos que desde el Antiguo Testamento ya esto está confirmado.

 

·          Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite,  sobre el trono de David y sobre su reino,  disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre”: este versículo es clave para entender lo que no entendieron la mayoría de los hebreos contemporáneos de Jesús el Mesías o Cristo y por eso lo crucificaron: Jesús es el Rey ungido o Señor, prometido por Dios Padre y enviado por El.

 

·         El celo de Jehová de los ejércitos hará esto”. El Espíritu Santo es quién haría esto. Esto lo vemos con muchos versículos, pero tomaremos algunos como ejemplos de la importancia del Espíritu Santo en todo:

Zec 4:6  Entonces respondió y me habló diciendo:  Esta es palabra de Jehová a Zorobabel,  que dice:  No con ejército,  ni con fuerza,  sino con mi Espíritu,  ha dicho Jehová de los ejércitos.

 

Gen 1:1  En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Gen 1:2  Y la tierra estaba desordenada y vacía,  y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo,  y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

 

Isa 61:1  El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí,  porque me ungió Jehová;  me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos,  a vendar a los quebrantados de corazón,  a publicar libertad a los cautivos,  y a los presos apertura de la cárcel; Isa 61:2  a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová,  y el día de venganza del Dios nuestro;  a consolar a todos los enlutados; Isa 61:3  a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza,  óleo de gozo en lugar de luto,  manto de alegría en lugar del espíritu angustiado;  y serán llamados árboles de justicia,  plantío de Jehová,  para gloria suya.

 

Luk 4:14  Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea,  y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor. Luk 4:15  Y enseñaba en las sinagogas de ellos,  y era glorificado por todos. Luk 4:16  Vino a Nazaret,  donde se había criado;  y en el día de reposo entró en la sinagoga,  conforme a su costumbre,  y se levantó a leer. Luk 4:17  Y se le dio el libro del profeta Isaías;  y habiendo abierto el libro,  halló el lugar donde estaba escrito: Luk 4:18  Espíritu del Señor está sobre mí,  Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;  A pregonar libertad a los cautivos,  Y vista a los ciegos;  A poner en libertad a los oprimidos; Luk 4:19  A predicar el año agradable del Señor. Luk 4:20  Y enrollando el libro,  lo dio al ministro,  y se sentó;  y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. Luk 4:21  Y comenzó a decirles:  Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

 

Jesús dice:Luk 11:20  Mas si por el dedo de Dios (=el Espíritu Santo) echo yo fuera los demonios,  ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros.

 

Act 10:36  Dios envió mensaje a los hijos de Israel,  anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo;  éste es Señor de todos. Act 10:37  Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea,  comenzando desde Galilea,  después del bautismo que predicó Juan: Act 10:38  cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret,  y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo,  porque Dios estaba con él.

 

Mat 12:30  El que no es conmigo,  contra mí es;  y el que conmigo no recoge,  desparrama. Mat 12:31  Por tanto os digo:  Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres;  as la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. Mat 12:32  A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre,  le será perdonado;  pero al que hable contra el Espíritu Santo,  no le será perdonado,  ni en este siglo ni en el venidero.

 

2.     Dios Padre mismo se encarga milagrosa, sobrenatural y directamente de aclarar que el ser humano llamado Jesús, es Su hijo:

 

  1. En el momento del bautismo en aguas y del bautismo de Jesús por el Espíritu Santo al bautizarse Jesús con Juan el Bautista (valga la redundancia en función de la claridad):

(Mar 1:11)

Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado;  en ti tengo complacencia.

 

(Luk 3:22)

y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal,  como paloma,  y vino una voz del cielo que decía:  Tú eres mi Hijo amado;  en ti tengo complacencia.

 

  1. En el momento de la transfiguración …

Según el apóstol Mateo:

Mat 17:1  Seis días después,  Jesús tomó a Pedro,  a Jacobo y a Juan su hermano,  y los llevó aparte a un monte alto;

Mat 17:2  y se transfiguró delante de ellos,  y resplandeció su rostro como el sol,  y sus vestidos se hicieron blancos como la luz.

Mat 17:3  Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías,  hablando con él.

Mat 17:4  Entonces Pedro dijo a Jesús:  Señor,  bueno es para nosotros que estemos aquí;  si quieres,  hagamos aquí tres enramadas:  una para ti,  otra para Moisés,  y otra para Elías.

Mat 17:5  Mientras él aún hablaba,  una nube de luz los cubrió;  y he aquí una voz desde la nube,  que decía:  Este es mi Hijo amado,  en quien tengo complacencia;  a él oíd.

Mat 17:6  Al oír esto los discípulos,  se postraron sobre sus rostros,  y tuvieron gran temor.

Mat 17:7  Entonces Jesús se acercó y los tocó,  y dijo:  Levantaos,  y no temáis.

 

Según el apóstol Marcos:

Mar 9:2  Seis días después,  Jesús tomó a Pedro,  a Jacobo y a Juan,  y los llevó aparte solos a un monte alto;  y se transfiguró delante de ellos.

Mar 9:3  Y sus vestidos se volvieron resplandecientes,  muy blancos,  como la nieve,  tanto que ningún lavador en la tierra los puede hacer tan blancos.

Mar 9:4  Y les apareció Elías con Moisés,  que hablaban con Jesús.

Mar 9:5  Entonces Pedro dijo a Jesús:  Maestro,  bueno es para nosotros que estemos aquí;  y hagamos tres enramadas,  una para ti,  otra para Moisés,  y otra para Elías.

Mar 9:6  Porque no sabía lo que hablaba,  pues estaban espantados.

Mar 9:7  Entonces vino una nube que les hizo sombra,  y desde la nube una voz que decía:  Este es mi Hijo amado;  a él oíd.

Mar 9:8  Y luego,  cuando miraron,  no vieron más a nadie consigo,  sino a Jesús solo.

 

Según el apóstol Lucas:

Luk 9:28  Aconteció como ocho días después de estas palabras,  que tomó a Pedro,  a Juan y a Jacobo,  y subió al monte a orar.

Luk 9:29  Y entre tanto que oraba,  la apariencia de su rostro se hizo otra,  y su vestido blanco y resplandeciente.

Luk 9:30  Y he aquí dos varones que hablaban con él,  los cuales eran Moisés y Elías;

Luk 9:31  quienes aparecieron rodeados de gloria,  y hablaban de su partida,  que iba Jesús a cumplir en Jerusalén.

Luk 9:32  Y Pedro y los que estaban con él estaban rendidos de sueño;  mas permaneciendo despiertos,  vieron la gloria de Jesús,  y a los dos varones que estaban con él.

Luk 9:33  Y sucedió que apartándose ellos de él,  Pedro dijo a Jesús:  Maestro,  bueno es para nosotros que estemos aquí;  y hagamos tres enramadas,  una para ti,  una para Moisés,  y una para Elías;  no sabiendo lo que decía.

Luk 9:34  Mientras él decía esto,  vino una nube que los cubrió;  y tuvieron temor al entrar en la nube.

Luk 9:35  Y vino una voz desde la nube,  que decía:  Este es mi Hijo amado;  a él oíd.

Luk 9:36  Y cuando cesó la voz,  Jesús fue hallado solo;  y ellos callaron,  y por aquellos días no dijeron nada a nadie de lo que habían visto.

 

3.      En otro momento, recogido en revelación por autor del libro de Hebreos:

 

(Heb 5:5)

Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote,  sino el que le dijo:  Tú eres mi Hijo,   Yo te he engendrado hoy.

 

 

 

3.     Dios Padre mismo y el Espíritu Santo se encargan de aclarar, mediante los apóstoles y escritores del Nuevo Testamento que el ser humano llamado Jesús, es Su hijo:

 

Mat 22:41  Y estando juntos los fariseos,  Jesús les preguntó,

Mat 22:42  diciendo:  ¿Qué pensáis del Cristo?  ¿De quién es hijo? Le dijeron:  De David.

Mat 22:43  El les dijo:  ¿Pues cómo David en el Espíritu le llama Señor,  diciendo:

Mat 22:44  Dijo el Señor a mi Señor: 

 Siéntate a mi derecha, 

 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?

Mat 22:45  Pues si David le llama Señor,  ¿cómo es su hijo?

Mat 22:46  Y nadie le podía responder palabra;  ni osó alguno desde aquel día preguntarle más.

 

(Mar 12:37)

David mismo le llama Señor;  ¿cómo,  pues,  es su hijo?  Y gran multitud del pueblo le oía de buena gana.

 

(Luk 20:44)

David,  pues,  le llama Señor;  ¿cómo entonces es su hijo?

 

(Joh 3:16)

Porque de tal manera amó Dios al mundo,  que ha dado a su Hijo unigénito,  para que todo aquel que en él cree,  no se pierda,  mas tenga vida eterna.

 

(Joh 3:17)

Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo,  sino para que el mundo sea salvo por él.

 

 (Act 3:13)

El Dios de Abraham,  de Isaac y de Jacob,  el Dios de nuestros padres,  ha glorificado a su Hijo Jesús,  a quien vosotros entregasteis y negasteis delante de Pilato,  cuando éste había resuelto ponerle en libertad.

 

(Act 3:26)

A vosotros primeramente,  Dios,  habiendo levantado a su Hijo,  lo envió para que os bendijese,  a fin de que cada uno se convierta de su maldad.

 

(Rom 1:3)

acerca de su Hijo,  nuestro Señor Jesucristo,  que era del linaje de David según la carne,

 

(Rom 1:9)

Porque testigo me es Dios,  a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo,  de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones,

 

(Rom 5:10)

Porque si siendo enemigos,  fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo,  mucho más,  estando reconciliados,  seremos salvos por su vida.

 

(Rom 8:3)

Porque lo que era imposible para la ley,  por cuanto era débil por la carne,  Dios,  enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado,  condenó al pecado en la carne;

 

(Rom 8:29)

Porque a los que antes conoció,  también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo,  para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

 

(1Co 1:9)

Fiel es Dios,  por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.

 

(Gal 1:16)

revelar a su Hijo en mí,  para que yo le predicase entre los gentiles,  no consulté en seguida con carne y sangre,

 

(Gal 4:4)

Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo,  Dios envió a su Hijo,  nacido de mujer y nacido bajo la ley,

 

(Gal 4:6)

Y por cuanto sois hijos,  Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo,  el cual clama:  ¡Abba,  Padre!

 

(Gal 4:30)

Mas  ¿qué dice la Escritura?  Echa fuera a la esclava y a su hijo,  porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre.

 

(1Th 1:10)

y esperar de los cielos a su Hijo,  al cual resucitó de los muertos,  a Jesús,  quien nos libra de la ira venidera.

 

(Jas 2:21)

¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre,  cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?

 

(1Jn 1:3)

lo que hemos visto y oído,  eso os anunciamos,  para que también vosotros tengáis comunión con nosotros;  y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre,  y con su Hijo Jesucristo.

 

(1Jn 1:7)

pero si andamos en luz,  como él está en luz,  tenemos comunión unos con otros,  y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

 

(1Jn 3:23)

Y este es su mandamiento:  Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo,  y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.

 

(1Jn 4:9)

En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros,  en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo,  para que vivamos por él.

 

(1Jn 4:10)

En esto consiste el amor:  no en que nosotros hayamos amado a Dios,  sino en que él nos amó a nosotros,  y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

 

(1Jn 5:9)

Si recibimos el testimonio de los hombres,  mayor es el testimonio de Dios;  porque este es el testimonio con que Dios ha testificado acerca de su Hijo.

 

(1Jn 5:10)

El que cree en el Hijo de Dios,  tiene el testimonio en sí mismo;  el que no cree a Dios,  le ha hecho mentiroso,  porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo.

 

(1Jn 5:11)

Y este es el testimonio:  que Dios nos ha dado vida eterna;  y esta vida está en su Hijo.

 

(1Jn 5:20)

Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido,  y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero;  y estamos en el verdadero,  en su Hijo Jesucristo.  Este es el verdadero Dios,  y la vida eterna.

 

(Rev 12:4)

y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo,  y las arrojó sobre la tierra.  Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz,  a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.

 

(Rev 12:5)

Y ella dio a luz un hijo varón,  que regirá con vara de hierro a todas las naciones;  y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.

 

 

4.     Si alguien duda que ser Jesús hijo de Dios no es suficiente para decir que eso significa ser Dios, veamos también la confirmación de los apóstoles y escritores del Nuevo Testamento diciendo que Jesús es Dios:

 

(Rom 9:5)

de quienes son los patriarcas,  y de los cuales,  según la carne,  vino Cristo,  el cual es Dios sobre todas las cosas,  bendito por los siglos.  Amén.

                                                                                               

Col 2:6 

Por tanto,  de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo,  andad en él; Col 2:7  arraigados y sobreedificados en él,  y confirmados en la fe,  así como habéis sido enseñados,  abundando en acciones de gracias. Col 2:8  Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas,  según las tradiciones de los hombres,  conforme a los rudimentos del mundo,  y no según Cristo. Col 2:9  Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, Col 2:10  y vosotros estáis completos en él,  que es la cabeza de todo principado y potestad.

 

(2Co 4:4)

en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos,  para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo,  el cual es la imagen de Dios.

 

 (Eph 5:5)

Porque sabéis esto,  que ningún fornicario,  o inmundo,  o avaro,  que es idólatra,  tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.

 

 (1Jn 5:20)

Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido,  y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero;  y estamos en el verdadero,  en su Hijo Jesucristo.  Este es el verdadero Dios,  y la vida eterna.

 

 

5.     La Biblia no sólo aclara que Jesús es hijo, sino que es el hijo único (unigénito) y que los demás que aceptan a Jesús como Señor, somos adoptados:

 

Jesús como hijo único (=unigénito):

Joh 3:16  Porque de tal manera amó Dios al mundo,  que ha dado a su Hijo unigénito,  para que todo aquel que en él cree,  no se pierda,  mas tenga vida eterna.

Joh 3:17  Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo,  sino para que el mundo sea salvo por él.

Joh 3:18  El que en él cree,  no es condenado;  pero el que no cree,  ya ha sido condenado,  porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

 

Nosotros como hijos adoptados:

Joh 1:12  Mas a todos los que le recibieron,  a los que creen en su nombre,  les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

Joh 1:13  los cuales no son engendrados de sangre,  ni de voluntad de carne,  ni de voluntad de varón,  sino de Dios.

 

(Eph 1:5)

en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo,  según el puro afecto de su voluntad,

 

Somos hijos adoptados, porque Cristo mismo como espíritu, está en nosotros. A eso la Biblia le llama tener el espíritu de adopción:

 

Rom 8:9  Mas vosotros no vivís según la carne,  sino según el Espíritu,  si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros.  Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo,  no es de él.

Rom 8:10  Pero si Cristo está en vosotros,  el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado,  mas el espíritu vive a causa de la justicia.

Rom 8:11  Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros,  el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

Rom 8:12  Así que,  hermanos,  deudores somos,  no a la carne,  para que vivamos conforme a la carne;

Rom 8:13  porque si vivís conforme a la carne,  moriréis;  mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne,  viviréis.

Rom 8:14  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios,  éstos son hijos de Dios.

Rom 8:15  Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor,  sino que habéis recibido el espíritu de adopción,  por el cual clamamos:  ¡Abba,  Padre!

Rom 8:16  El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu,  de que somos hijos de Dios.

Rom 8:17  Y si hijos,  también herederos;  herederos de Dios y coherederos con Cristo,  si es que padecemos juntamente con él,  para que juntamente con él seamos glorificados.

 

1Jn 5:4  Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo;  y esta es la victoria que ha vencido al mundo,  nuestra fe.

1Jn 5:5  ¿Quién es el que vence al mundo,  sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

1Jn 5:6  Este es Jesucristo,  que vino mediante agua y sangre;  no mediante agua solamente,  sino mediante agua y sangre.  Y el Espíritu es el que da testimonio;  porque el Espíritu es la verdad.

1Jn 5:7  Porque tres son los que dan testimonio en el cielo:  el Padre,  el Verbo y el Espíritu Santo;  y estos tres son uno.

1Jn 5:8  Y tres son los que dan testimonio en la tierra:  el Espíritu,  el agua y la sangre;  y estos tres concuerdan.

1Jn 5:9  Si recibimos el testimonio de los hombres,  mayor es el testimonio de Dios;  porque este es el testimonio con que Dios ha testificado acerca de su Hijo.

1Jn 5:10  El que cree en el Hijo de Dios,  tiene el testimonio en sí mismo;  el que no cree a Dios,  le ha hecho mentiroso,  porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo.

1Jn 5:11  Y este es el testimonio:  que Dios nos ha dado vida eterna;  y esta vida está en su Hijo.

 

 

6.     Jesús tiene todas las características que la Palabra de Dios (la Biblia) le reserva a Dios Padre:

·         “es el hijo unigénito o natural de Dios”.

·         Joh 3:16  Porque de tal manera amó Dios al mundo,  que ha dado a su Hijo unigénito,  para que todo aquel que en él cree,  no se pierda,  mas tenga vida eterna.

·         Joh 3:17  Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo,  sino para que el mundo sea salvo por él.

·         Joh 3:18  El que en él cree,  no es condenado;  pero el que no cree,  ya ha sido condenado,  porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

 

·         “es uno con el Padre”.

 

·         “es igual al Padre”

·         Php 2:5  Haya,  pues,  en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

·         Php 2:6  el cual,  siendo en forma de Dios,  no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

·         Php 2:7  sino que se despojó a sí mismo,  tomando forma de siervo,  hecho semejante a los hombres;

·         Php 2:8  y estando en la condición de hombre,  se humilló a sí mismo,  haciéndose obediente hasta la muerte,  y muerte de cruz.

·         Php 2:9  Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo,  y le dio un nombre que es sobre todo nombre,

·         Php 2:10  para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos,  y en la tierra,  y debajo de la tierra;

·         Php 2:11  y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor,  para gloria de Dios Padre.

Vemos que Jesús se humilló al venir a la tierra, renunciando temporalmente a su divinidad.

 

·         “es la imagen de Dios”

Col 1:15  El es la imagen del Dios invisible,  el primogénito de toda creación.

 

(2Co 4:4) en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos,  para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo,  el cual es la imagen de Dios.

 

 

·         “es creador junto a Dios Padre y el Espíritu Santo”

Col 1:16  Porque en él fueron creadas todas las cosas,  las que hay en los cielos y las que hay en la tierra,  visibles e invisibles;  sean tronos,  sean dominios,  sean principados,  sean potestades;  todo fue creado por medio de él y para él.

Col 1:17  Y él es antes de todas las cosas,  y todas las cosas en él subsisten;

Col 1:18  y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia,  él que es el principio,  el primogénito de entre los muertos,  para que en todo tenga la preeminencia;

Col 1:19  por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,

Col 1:20  y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas,  así las que están en la tierra como las que están en los cielos,  haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

 

·         “es omnisciente” (todo lo sabe).

·         Joh 2:24 En cambio Jesús no les creía porque los conocía a todos; Joh 2:25 no necesitaba que nadie le informara na da* acerca de los demás, pues él conocía el interior del ser humano.

 

·         1Co 1:21  Pues ya que en la sabiduría de Dios,  el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría,  agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. 1Co 1:22  Porque los judíos piden señales,  y los griegos buscan sabiduría; 1Co 1:23  pero nosotros predicamos a Cristo crucificado,  para los judíos ciertamente tropezadero,  y para los gentiles locura; 1Co 1:24  mas para los llamados,  así judíos como griegos,  Cristo poder de Dios,  y sabiduría de Dios. 1Co 1:25  Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres,  y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.

 

·         “es omnipotente”.

·         Mat 28:16  Pero los once discípulos se fueron a Galilea,  al monte donde Jesús les había ordenado.

·         Mat 28:17  Y cuando le vieron,  le adoraron;  pero algunos dudaban.

·         Mat 28:18  Y Jesús se acercó y les habló diciendo:  Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

·         Mat 28:19  Por tanto,  id,  y haced discípulos a todas las naciones,  bautizándolos en el nombre del Padre,  y del Hijo,  y del Espíritu Santo;

·         Mat 28:20  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado;  y he aquí yo estoy con vosotros todos los días,  hasta el fin del mundo.  Amén.

 

·         Act 10:37  Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea,  comenzando desde Galilea,  después del bautismo que predicó Juan:

·         Act 10:38  cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret,  y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo,  porque Dios estaba con él.

 

·         “es eterno” = “es el principio (alfa) y el fin (omega)”.

Joh 8:58  Jesús les dijo:  De cierto,  de cierto os digo:  Antes que Abraham fuese,  yo soy.

 

(Rev 1:8)

Yo soy el Alfa y la Omega,  principio y fin,  dice el Señor,  el que es y que era y que ha de venir,  el Todopoderoso.

 

(Rev 1:11)

que decía:  Yo soy el Alfa y la Omega,  el primero y el último.  Escribe en un libro lo que ves,  y envíalo a las siete iglesias que están en Asia:  a Efeso,  Esmirna,  Pérgamo,  Tiatira,  Sardis,  Filadelfia y Laodicea.

 

(Rev 21:6)

Y me dijo:  Hecho está.  Yo soy el Alfa y la Omega,  el principio y el fin.  Al que tuviere sed,  yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.

 

(Rev 22:13)

Yo soy el Alfa y la Omega,  el principio y el fin,  el primero y el último.

Rev 22:14  Bienaventurados los que lavan sus ropas,  para tener derecho al árbol de la vida,  y para entrar por las puertas en la ciudad.

Rev 22:15  Mas los perros estarán fuera,  y los hechiceros,  los fornicarios,  los homicidas,  los idólatras,  y todo aquel que ama y hace mentira.

Rev 22:16  Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias.  Yo soy la raíz y el linaje de David,  la estrella resplandeciente de la mañana.

Rev 22:17  Y el Espíritu y la Esposa dicen:  Ven.  Y el que oye,  diga:  Ven.  Y el que tiene sed,  venga;  y el que quiera,  tome del agua de la vida gratuitamente.

Rev 22:18  Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro:  Si alguno añadiere a estas cosas,  Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.

Rev 22:19  Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía,  Dios quitará su parte del libro de la vida,  y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.

Rev 22:20  El que da testimonio de estas cosas dice:  Ciertamente vengo en breve. Amén;  sí,  ven,  Señor Jesús.

Rev 22:21  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros.  Amén.

 

·         “puede perdonar pecados”.

·         (Mar 2:7) ¿Por qué habla éste así?  Blasfemias dice.  ¿Quién puede perdonar pecados,  sino sólo Dios?

 

·         (Luk 5:21) Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar,  diciendo:  ¿Quién es éste que habla blasfemias?  ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?

 

7.     ¿Qué dijo Jesús de sí mismo en cuanto a su divinidad y mesianidad (su condición de Cristo?

 

¿qué les dijo Jesús a sus discípulos sobre sí mismo y que comprendieron ellos?

Según el evangelio de Mateo (aunque también esto se repite en Marcos 8:27-30, Lucas 9:18-20, Juan 6:68), Jesús les confirma que El es el hijo de Dios y el Cristo o Mesías (Rey ungido, enviado por el Padre conforme a la promesa del Antiguo Testamento).

Mat 16:13  Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo,  preguntó a sus discípulos,  diciendo:  ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?

Mat 16:14  Ellos dijeron:  Unos,  Juan el Bautista;  otros,  Elías;  y otros,  Jeremías,  o alguno de los profetas.

Mat 16:15  El les dijo:  Y vosotros,  ¿quién decís que soy yo?

Mat 16:16  Respondiendo Simón Pedro,  dijo:  Tú eres el Cristo,  el Hijo del Dios viviente.

Mat 16:17  Entonces le respondió Jesús:  Bienaventurado eres,  Simón,  hijo de Jonás,  porque no te lo reveló carne ni sangre,  sino mi Padre que está en los cielos.

Mat 16:18  Y yo también te digo,  que tú eres Pedro,  y sobre esta roca edificaré mi iglesia;  y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Mat 16:19  Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos;  y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos;  y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

Mat 16:20  Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.

 

Es decir, que Pedro reconoce dos cosas que se diferencian pero vienen unidas: Jesús es el Hijo de Dios y es el Cristo o Mesías, es decir el Rey prometido a Israel y a la humanidad para la salvación por el perdón de pecados en su sangre por el sacrificio en la cruz como Cordero de Dios.

 

Veamos los que cuando Jesús es juzgado en el concilio de los líderes religiosos hebreos, que tenían el entendimiento cegado, pero no eran tontos ni ignorantes, sino que cuidaban tanto la Palabra de Dios, que no se percataron cuando Dios mismo estaba delante de ellos:

 

Mat 26:63  Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo:  Te conjuro por el Dios viviente,  que nos digas si eres tú el Cristo,  el Hijo de Dios.

Mat 26:64  Jesús le dijo:  Tú lo has dicho;  y además os digo,  que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios,  y viniendo en las nubes del cielo.

Mat 26:65  Entonces el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras,  diciendo:  ¡Ha blasfemado!  ¿Qué más necesidad tenemos de testigos?  He aquí,  ahora mismo habéis oído su blasfemia.

Mat 26:66  ¿Qué os parece?  Y respondiendo ellos,  dijeron:  ¡Es reo de muerte!

Mat 26:67  Entonces le escupieron en el rostro,  y le dieron de puñetazos,  y otros le abofeteaban,

Mat 26:68  diciendo:  Profetízanos,  Cristo,  quién es el que te golpeó.

 

Mar 14:60  Entonces el sumo sacerdote,  levantándose en medio,  preguntó a Jesús,  diciendo:  ¿No respondes nada?  ¿Qué testifican éstos contra ti?

Mar 14:61  Mas él callaba,  y nada respondía.  El sumo sacerdote le volvió a preguntar,  y le dijo:  ¿Eres tú el Cristo,  el Hijo del Bendito?

Mar 14:62  Y Jesús le dijo:  Yo soy;  y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios,  y viniendo en las nubes del cielo.

Mar 14:63  Entonces el sumo sacerdote,  rasgando su vestidura,  dijo:  ¿Qué más necesidad tenemos de testigos?

Mar 14:64  Habéis oído la blasfemia;  ¿qué os parece?  Y todos ellos le condenaron,  declarándole ser digno de muerte.

 

8.     Los hebreos de la época de Jesús, reconocieron que Jesús era Dios y que era el Mesías o Cristo prometido por Dios a los judíos y en especial al Rey David.

 

De acuerdo a San Mateo:

Mat 26:63  Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo:  Te conjuro por el Dios viviente,  que nos digas si eres tú el Cristo,  el Hijo de Dios.

Mat 26:64  Jesús le dijo:  Tú lo has dicho;  y además os digo,  que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios,  y viniendo en las nubes del cielo.

Mat 26:65  Entonces el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras,  diciendo:  ¡Ha blasfemado!  ¿Qué más necesidad tenemos de testigos?  He aquí,  ahora mismo habéis oído su blasfemia.

Mat 26:66  ¿Qué os parece?  Y respondiendo ellos,  dijeron:  ¡Es reo de muerte!

Mat 26:67  Entonces le escupieron en el rostro,  y le dieron de puñetazos,  y otros le abofeteaban,

Mat 26:68  diciendo:  Profetízanos,  Cristo,  quién es el que te golpeó.

 

De acuerdo a San Marcos:

Mar 14:60  Entonces el sumo sacerdote,  levantándose en medio,  preguntó a Jesús,  diciendo:  ¿No respondes nada?  ¿Qué testifican éstos contra ti?

Mar 14:61  Mas él callaba,  y nada respondía.  El sumo sacerdote le volvió a preguntar,  y le dijo:  ¿Eres tú el Cristo,  el Hijo del Bendito?

Mar 14:62  Y Jesús le dijo:  Yo soy;  y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios,  y viniendo en las nubes del cielo.

Mar 14:63  Entonces el sumo sacerdote,  rasgando su vestidura,  dijo:  ¿Qué más necesidad tenemos de testigos?

Mar 14:64  Habéis oído la blasfemia;  ¿qué os parece?  Y todos ellos le condenaron,  declarándole ser digno de muerte.

 

Aquí vemos que los hebreos, en su ciega y dogmática religiosidad, no comprendieron quién era Jesús. Para ellos sólo podía ser un maestro notable o un profeta más, pero la mayoría de ellos, especialmente los que pensaban que eran más eruditos, nunca entiendieron que Dios es tan humilde que se había humillado para venir al mundo pervertido y pecador a rescatarlo.

Php 2:5  Haya,  pues,  en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

Php 2:6  el cual,  siendo en forma de Dios,  no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

Php 2:7  sino que se despojó a sí mismo,  tomando forma de siervo,  hecho semejante a los hombres;

Php 2:8  y estando en la condición de hombre,  se humilló a sí mismo,  haciéndose obediente hasta la muerte,  y muerte de cruz.

Php 2:9  Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo,  y le dio un nombre que es sobre todo nombre,

Php 2:10  para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos,  y en la tierra,  y debajo de la tierra;

Php 2:11  y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor,  para gloria de Dios Padre.

 

9.     Refutación de la traducción o interpretación que los Testigos hacer de Juan 1:1 con otros versículos

 

Según los Testigos (http://www.tjdefendidos.org/biblia/ ), se trata de esto:

¿Cómo debería traducirse Juan 1:1?

Este es el primer versículo al que muchos acuden para probar la “Deidad” de Cristo. Pero, ¿permiten la reglas de la gramática del griego koiné traducir ese versículo así? ¿Por qué los testigos de Jehová lo traducen: "y la Palabra era un dios"? Tener una verdadera comprensión del griego koiné le ayudará a llegar a una conclusión razonable.

 

Un manuscrito en copto muestra la correcta traducción de Juan 1:1

Un antiguo manuscrito, que data de finales del siglo II de nuestra era, muestra que la traducción “y la Palabra era un dios” de Juan 1:1 en la Traducción del Nuevo Mundo es correcta.

 

Sin embargo, veamos este versículo en la versión Reina Valera del 60 y otros versículos que aportan claridad:

 

(Juan 1:1 RV60)

En el principio era el Verbo,  y el Verbo era con Dios,  y el Verbo era Dios (ser Dios Padre y Jesús un mismo espíritu o una misma persona).

 

Veamos los principales otros versículos donde vemos que Jesús (el Verbo de Dios) y Dios Padre son uno:

 

Jun 1:14  Y aquel Verbo fue hecho carne,  y habitó entre nosotros  (y vimos su gloria,  gloria como del unigénito del Padre),  lleno de gracia y de verdad. Jun 1:15  Juan dio testimonio de él,  y clamó diciendo:  Este es de quien yo decía:  El que viene después de mí,  es antes de mí;  porque era primero que yo. Jun 1:16  Porque de su plenitud tomamos todos,  y gracia sobre gracia. Jun 1:17  Pues la ley por medio de Moisés fue dada,  pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. Jun 1:18  A Dios nadie le vio jamás;  el unigénito Hijo,  que está en el seno del Padre,  él le ha dado a conocer.

 

Jun 10:30  Yo y el Padre uno somos. Jun 10:31  Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle. Jun 10:32  Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre;  ¿por cuál de ellas me apedreáis? Jun 10:33 Le respondieron los judíos,  diciendo:  Por buena obra no te apedreamos,  sino por la blasfemia;  porque tú,  siendo hombre,  te haces Dios. Jun 10:34  Jesús les respondió:  ¿No está escrito en vuestra ley:  Yo dije,  dioses sois? Jun 10:35  Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios  (y la Escritura no puede ser quebrantada), Jun 10:36  ¿al que el Padre santificó y envió al mundo,  vosotros decís:  Tú blasfemas,  porque dije:  Hijo de Dios soy? Jun 10:37  Si no hago las obras de mi Padre,  no me creáis. Jun 10:38  Mas si las hago,  aunque no me creáis a mí,  creed a las obras,  para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí,  y yo en el Padre.

 

(1 Juan 1:1 RV60)

Lo que era desde el principio,  lo que hemos oído,  lo que hemos visto con nuestros ojos,  lo que hemos contemplado,  y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida

 

(1 Juan 5:7 RV60)

Porque tres son los que dan testimonio en el cielo:  el Padre,  el Verbo y el Espíritu Santo;  y estos tres son uno.

 

Aquí vemos como el apóstol Juan deja claro que Jesús, a quien también se le llama el “Verbo” o el “Verbo de Dios”, es uno con el Padre y con el Espíritu Santo.

 

(Revelacion 19:13 RV60)

(hablando de Jesús) … Estaba vestido de una ropa teñida en sangre;  y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Veamos el versículo en el contexto:

Apo 19:10  Yo me postré a sus pies para adorarle.  Y él me dijo:  Mira,  no lo hagas;  yo soy consiervo tuyo,  y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús.  Adora a Dios;  porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía. Apo 19:11  Entonces vi el cielo abierto;  y he aquí un caballo blanco,  y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero,  y con justicia juzga y pelea. Apo 19:12  Sus ojos eran como llama de fuego,  y había en su cabeza muchas diademas;  y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Apo 19:13  Estaba vestido de una ropa teñida en sangre;  y su nombre es:  EL VERBO DE DIOS. Apo 19:14  Y los ejércitos celestiales,  vestidos de lino finísimo,  blanco y limpio,  le seguían en caballos blancos.

Apo 19:15  De su boca sale una espada aguda,  para herir con ella a las naciones,  y él las regirá con vara de hierro;  y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.

Apo 19:16  Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre:  REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

 

 

Jun 10:7  Volvió,  pues,  Jesús a decirles:  De cierto,  de cierto os digo:  Yo soy la puerta de las ovejas. Jun 10:8  Todos los que antes de mí vinieron,  ladrones son y salteadores;  pero no los oyeron las ovejas. Jun 10:9  Yo soy la puerta;  el que por mí entrare,  será salvo;  y entrará,  y saldrá,  y hallará pastos. Jun 10:10  El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir;  yo he venido para que tengan vida,  y para que la tengan en abundancia. Jun 10:11  Yo soy el buen pastor;  el buen pastor su vida da por las ovejas. Jun 10:12  Mas el asalariado,  y que no es el pastor,  de quien no son propias las ovejas,  ve venir al lobo y deja las ovejas y huye,  y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Jun 10:13  Así que el asalariado huye,  porque es asalariado,  y no le importan las ovejas. Jun 10:14  Yo soy el buen pastor;  y conozco mis ovejas,  y las mías me conocen, Jun 10:15  así como el Padre me conoce,  y yo conozco al Padre;  y pongo mi vida por las ovejas. Jun 10:16  También tengo otras ovejas que no son de este redil;  aquéllas también debo traer,  y oirán mi voz;  y habrá un rebaño,  y un pastor. Jun 10:17  Por eso me ama el Padre,  porque yo pongo mi vida,  para volverla a tomar. Jun 10:18  Nadie me la quita,  sino que yo de mí mismo la pongo.  Tengo poder para ponerla,  y tengo poder para volverla a tomar.  Este mandamiento recibí de mi Padre. Jun 10:19  Volvió a haber disensión entre los judíos por estas palabras.

 

Jun 10:25  Jesús les respondió: Os lo he dicho,  y no creéis;  las obras que yo hago en nombre de mi Padre,  ellas dan testimonio de mí; Jun 10:26  pero vosotros no creéis,  porque no sois de mis ovejas,  como os he dicho. Jun 10:27  Mis ovejas oyen mi voz,  y yo las conozco,  y me siguen, Jun 10:28  y yo les doy vida eterna;  y no perecerán jamás,  ni nadie las arrebatará de mi mano. Jun 10:29  Mi Padre que me las dio,  es mayor que todos,  y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Jun 10:30  Yo y el Padre uno somos.

 

Jun 10:34  Jesús les respondió:  ¿No está escrito en vuestra ley:  Yo dije,  dioses sois? Jun 10:35  Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios  (y la Escritura no puede ser quebrantada), Jun 10:36  ¿al que el Padre santificó y envió al mundo,  vosotros decís:  Tú blasfemas,  porque dije:  Hijo de Dios soy? Jun 10:37  Si no hago las obras de mi Padre,  no me creáis. Jun 10:38  Mas si las hago,  aunque no me creáis a mí,  creed a las obras,  para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí,  y yo en el Padre.

 

Jun 14:5  Le dijo Tomás:  Señor,  no sabemos a dónde vas;  ¿cómo,  pues,  podemos saber el camino? Jun 14:6  Jesús le dijo:  Yo soy el camino,  y la verdad,  y la vida;  nadie viene al Padre,  sino por mí. Jun 14:7  Si me conocieseis,  también a mi Padre conoceríais;  y desde ahora le conocéis,  y le habéis visto. Jun 14:8  Felipe le dijo:  Señor,  muéstranos el Padre,  y nos basta. Jun 14:9  Jesús le dijo:  ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros,  y no me has conocido,  Felipe?  El que me ha visto a mí,  ha visto al Padre;  ¿cómo,  pues,  dices tú:  Muéstranos el Padre? Jun 14:10  ¿No crees que yo soy en el Padre,  y el Padre en mí?  Las palabras que yo os hablo,  no las hablo por mi propia cuenta,  sino que el Padre que mora en mí,  él hace las obras. Jun 14:11  Creedme que yo soy en el Padre,  y el Padre en mí;  de otra manera,  creedme por las mismas obras. Jun 14:12  De cierto,  de cierto os digo:  El que en mí cree,  las obras que yo hago,  él las hará también;  y aun mayores hará,  porque yo voy al Padre. Jun 14:13  Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre,  lo haré,  para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Jun 14:14  Si algo pidiereis en mi nombre,  yo lo haré. Jun 14:15  Si me amáis,  guardad mis mandamientos. Jun 14:16  Y yo rogaré al Padre,  y os dará otro Consolador,  para que esté con vosotros para siempre: Jun 14:17  el Espíritu de verdad,  al cual el mundo no puede recibir,  porque no le ve,  ni le conoce;  pero vosotros le conocéis,  porque mora con vosotros,  y estará en vosotros. Jun 14:18  No os dejaré huérfanos;  vendré a vosotros. Jun 14:19  Todavía un poco,  y el mundo no me verá más;  pero vosotros me veréis;  porque yo vivo,  vosotros también viviréis. Jun 14:20  En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre,  y vosotros en mí,  y yo en vosotros. Jun 14:21  El que tiene mis mandamientos,  y los guarda,  ése es el que me ama;  y el que me ama,  será amado por mi Padre,  y yo le amaré,  y me manifestaré a él.

 

Jun 11:25  Le dijo Jesús:  Yo soy la resurrección y la vida;  el que cree en mí,  aunque esté muerto,  vivirá. Jun 11:26  Y todo aquel que vive y cree en mí,  no morirá eternamente.  ¿Crees esto? Jun 11:27  Le dijo:  Sí,  Señor;  yo he creído que tú eres el Cristo,  el Hijo de Dios,  que has venido al mundo.

 

Conclusión:

 

No sólo el Nuevo Testamento está lleno de versículos muy claros reconociendo que Jescucristo es el Hijo de Dios, sino que también es Dios, que tiene las características de Dios, que es el Mesías o Cristo o Rey ungido, el Rey de Gloria, en quien Dios Padre reunió todo en los cielos y en la tierra, quien tiene todo poder en los cielos y en la tierra (Mateo 28:18-20).

 

Vimos también que Jesús fue anunciado como el hijo de Dios redentor desde el Antiguo Testamento.

 

¿Por qué es tan importante, de acuerdo a la Biblia, reconocer que Jesucristo es Dios?

 

Veamos lo que dice la Escritura de parte de Dios Padre y del Espíritu Santo:

1Jn 2:18  Hijitos,  ya es el último tiempo;  y según vosotros oísteis que el anticristo viene,  así ahora han surgido muchos anticristos;  por esto conocemos que es el último tiempo.

1Jn 2:19  Salieron de nosotros,  pero no eran de nosotros;  porque si hubiesen sido de nosotros,  habrían permanecido con nosotros;  pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.

1Jn 2:20  Pero vosotros tenéis la unción del Santo,  y conocéis todas las cosas.

1Jn 2:21  No os he escrito como si ignoraseis la verdad,  sino porque la conocéis,  y porque ninguna mentira procede de la verdad.

1Jn 2:22  ¿Quién es el mentiroso,  sino el que niega que Jesús es el Cristo?  Este es anticristo,  el que niega al Padre y al Hijo.

1Jn 2:23  Todo aquel que niega al Hijo,  tampoco tiene al Padre.  El que confiesa al Hijo,  tiene también al Padre.

1Jn 2:24  Lo que habéis oído desde el principio,  permanezca en vosotros.  Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros,  también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.

1Jn 2:25  Y esta es la promesa que él nos hizo,  la vida eterna.

1Jn 2:26  Os he escrito esto sobre los que os engañan.

 

 

1Jn 4:1  Amados,  no creáis a todo espíritu,  sino probad los espíritus si son de Dios;  porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.

1Jn 4:2  En esto conoced el Espíritu de Dios:  Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne,  es de Dios;

1Jn 4:3  y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne,  no es de Dios;  y este es el espíritu del anticristo,  el cual vosotros habéis oído que viene,  y que ahora ya está en el mundo.

1Jn 4:4  Hijitos,  vosotros sois de Dios,  y los habéis vencido;  porque mayor es el que está en vosotros,  que el que está en el mundo.

1Jn 4:5  Ellos son del mundo;  por eso hablan del mundo,  y el mundo los oye.

1Jn 4:6  Nosotros somos de Dios;  el que conoce a Dios,  nos oye;  el que no es de Dios,  no nos oye.  En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.

1Jn 4:7  Amados,  amémonos unos a otros;  porque el amor es de Dios.  Todo aquel que ama,  es nacido de Dios,  y conoce a Dios.

1Jn 4:8  El que no ama,  no ha conocido a Dios;  porque Dios es amor.

1Jn 4:9  En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros,  en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo,  para que vivamos por él.

1Jn 4:10  En esto consiste el amor:  no en que nosotros hayamos amado a Dios,  sino en que él nos amó a nosotros,  y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

1Jn 4:11  Amados,  si Dios nos ha amado así,  debemos también nosotros amarnos unos a otros.

1Jn 4:12  Nadie ha visto jamás a Dios.  Si nos amamos unos a otros,  Dios permanece en nosotros,  y su amor se ha perfeccionado en nosotros.

1Jn 4:13  En esto conocemos que permanecemos en él,  y él en nosotros,  en que nos ha dado de su Espíritu.

1Jn 4:14  Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo,  el Salvador del mundo.

1Jn 4:15  Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios,  Dios permanece en él,  y él en Dios.

 

1Jn 5:1  Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo (el Rey ungido = Señor/dueño),  es nacido de Dios;  y todo aquel que ama al que engendró,  ama también al que ha sido engendrado por él.

 

 

1Jn 5:4  Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo;  y esta es la victoria que ha vencido al mundo,  nuestra fe.

1Jn 5:6  Este es Jesucristo,  que vino mediante agua y sangre;  no mediante agua solamente,  sino mediante agua y sangre.  Y el Espíritu es el que da testimonio;  porque el Espíritu es la verdad.

1Jn 5:7  Porque tres son los que dan testimonio en el cielo:  el Padre,  el Verbo y el Espíritu Santo;  y estos tres son uno.

1Jn 5:8  Y tres son los que dan testimonio en la tierra:  el Espíritu,  el agua y la sangre;  y estos tres concuerdan.

1Jn 5:9  Si recibimos el testimonio de los hombres,  mayor es el testimonio de Dios;  porque este es el testimonio con que Dios ha testificado acerca de su Hijo.

1Jn 5:10  El que cree en el Hijo de Dios,  tiene el testimonio en sí mismo;  el que no cree a Dios,  le ha hecho mentiroso,  porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo.

1Jn 5:11  Y este es el testimonio:  que Dios nos ha dado vida eterna;  y esta vida está en su Hijo.

1Jn 5:12  El que tiene al Hijo,  tiene la vida;  el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

1Jn 5:13  Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios,  para que sepáis que tenéis vida eterna,  y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.

 

1Jn 5:19  Sabemos que somos de Dios,  y el mundo entero está bajo el maligno.

1Jn 5:20  Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido,  y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero;  y estamos en el verdadero,  en su Hijo Jesucristo.  Este es el verdadero Dios,  y la vida eterna.

 

Amiga mía:

 

Como ves, la Biblia dice que todo aquel que niega que Jesús es el hijo de Dios, que es Dios, que es el Cristo (=Rey ungido y Señor) no es de Dios, o está confundido por un espíritu de error del anticristo.

Normalmente los seres humanos tienen buenas intenciones, porque algo les queda de Dios por nacimiento, salvo los que han decidido ser satánicos con conocimiento de causa, sin embargo millones de seres humanos tienen buenas intenciones y son sinceros pero están cegados por satanás.

Para Dios Padre y el Espíritu Santo, no es tan determinante si sabes más o menos de la Biblia, pero lo que sí uno debe ser saber por encima de todo, es que la salvación de Dios Padre está en Su hijo Jesucristo, Dios encarnado, el Rey ungido, el Señor, el dueño y el Salvador.

Sin esa convicción fuerte en tu vida, estás a merced de satanás.

No obstante, todo aquel que tenga paciencia y ore con sinceridad a Dios Padre con dudas honestas sobre este asunto investigando en la Biblia, Dios Padre le confirmará que Jesucristo es la salvación, porque sólo Dios mismo podía recuperar lo que la naturaleza pervertida y pecaminosa del hombre perdió desde el origen de la humanidad.

Es por eso que siempre a nosotros nos ha preocupado que los hermanos Testigos de Jehová no tengan claro esto, porque en otras cosas de la Biblia uno puede tener dudas, como respecto a los tiempos finales del Apocalipsis ya que Dios Padre no quiso ser muy claro respecto a esas cuestiones, pero en cuanto a la deidad o divinidad de Jesús y su condición de Rey y Señor y Salvador, no podemos tener dudas a riesgo de no tener la salvación.

Espero en Dios, que este documento te sirva para tener paz de Dios para tu vida y te abra a nuevos niveles de intimidad con Dios en Cristo Jesús.

FIN

2Co 4:3  Pero si nuestro evangelio está aún encubierto,  entre los que se pierden está encubierto;

2Co 4:4  en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos,  para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo,  el cual es la imagen de Dios.

2Co 4:5  Porque no nos predicamos a nosotros mismos,  sino a Jesucristo como Señor,  y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús.

2Co 4:6  Porque Dios,  que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz,  es el que resplandeció en nuestros corazones,  para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.

2Co 4:7  Pero tenemos este tesoro en vasos de barro,  para que la excelencia del poder sea de Dios,  y no de nosotros,

 

1Jn 4:3  y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne,  no es de Dios;  y este es el espíritu del anticristo,  el cual vosotros habéis oído que viene,  y que ahora ya está en el mundo.

 

 

Col 3:1  Si,  pues,  habéis resucitado con Cristo,  buscad las cosas de arriba,  donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

Col 3:2  Poned la mira en las cosas de arriba,  no en las de la tierra.

Col 3:3  Porque habéis muerto,  y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

Col 3:4  Cuando Cristo,  vuestra vida,  se manifieste,  entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

DIOS TE BENDIGA.

 

 
  Hoy habia 1 visitantes (42 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=